jueves, 23 de marzo de 2017

¿TODO EL MUNDO SABE Y PUEDE OPINAR DE PSICOLOGÍA?



Resultado de imagen de el sabelotodo
Imaginemos las siguientes situaciones.
Nota. Uso el término masculino en sentido neutro.

Situación 1. El arquitecto.
Una pareja decide acometer una renovación integral de su casa. La renovación afectará a muros, tabiques, columnas, vigas, etc. Para ello llaman a un arquitecto interiorista. Este diseña un proyecto con los requerimientos de sus clientes que plasma en un plano. En el se pueden apreciar los elementos estructurales que no pueden verse comprometidos por seguridad, por ejemplo: vigas maestras, muros de carga, etc. Cuando el arquitecto presenta los planos y procede a explicarlos aparece el vecino del cuarto y dice: “si quitáis esa viga (señalando una viga maestra) y ese muro (uno de carga) se ampliaría mucho el espacio y se ganaría mucho en luminosidad”.

Situación 2. El médico.
Una mujer acude al médico con tos, sequedad de boca, pérdida de olfato, pérdida de capacidad para identificar sabores. Durante la consulta el médico le explica que la va a someter a una analítica y una placa de rayos X. Un electricista que está arreglando un interruptor escucha la conversación y dice: “disculpe doctor, ¿no se ha planteado la posibilidad de pedir un Tac y una resonancia magnética?”.


Situación 3. El juez.
Un juez emite un fallo judicial en el que se sentencia que lo mejor para un menor es permanecer bajo la custodia de su madre.  Cuando emite el fallo un oyente presente en el juicio se levanta y dice: “con su permiso señoría, ¿ha considerado la posibilidad de la custodia compartida?”.

¿Qué pensaría el arquitecto de la primera situación?, ¿y los clientes?. ¿Cómo reaccionaría el médico de la segunda?, ¿Y el juez?. Todas estas situaciones nos parecen absurdas, imposibles y fuera de lugar. Sin duda estas personas serían reprendidas por su atrevimiento y catalogadas de imprudentes cuando no de algo peor. ¿Por qué entonces se entiende y se permite que cualquier persona lega a la psicología pueda opinar acerca de cuestiones psicológicas?. Para cualquier psicólogo mínimamente riguroso, implicado en su formación continua, especializado y dedicado a su profesión le resulta llamativo esta tendencia ampliamente extendida que incluso llega a extremos en los cuales personas legas cuestionan al mismo profesional en sus decisiones. En el trasfondo de estas situaciones se encuentra el desconocimiento y la desinformación, así como creencias sobre la psicología como disciplina poco ajustadas a la realidad. La psicología es una ciencia y como tal debería darse a conocer, fomentando la divulgación de sus implicaciones prácticas e incluso su complejidad metodológica y terminológica si con ello se consigue el merecido respeto que se merece, como así hacen médicos, abogados, jueces, arquitectos y demás profesionales.

Licenciado en Psicología (UV). Tesis Doctoral en Psicología Jurídica (UV). Psicólogo-Psicoterapeuta y Perito Judicial. Máster en Psicología Clínica y Salud (UV). Máster en Psicología Organizacional y RR.HH (COP-CV). Diploma de Estudios Avanzados (DEA-UV). Experto Docente (CAP-UV). Psicólogo General Sanitario (GV). Perito Judicial y Forense. Miembro del Turno Oficial de Peritos Forenses del Iltre. Colegio Oficial de Psicólogos de la CV (COP-CV). Coordinador Grupos de Psicología Jurídica  y Forense "psicolegalyforense". grupopsico@cop.es 696102043.

martes, 21 de marzo de 2017

TERMINOLOGÍA TOXICOLÓGICA



El abuso de las drogas es simplemente el uso excesivo de una droga o su consumo para fines distintos a los propósitos médicos.
El abuso de sustancias se refiere a la auto-indulgencia en el consumo y dependencia de una droga u otro químico que lleva a efectos que generan un deterioro en la salud física y mental de la persona que lo realiza, o el bienestar de otros.
Adicción. Afición y sometimiento al uso regular de una sustancia en busca de alivio, bienestar, estimulación o vigor, frecuentemente con desarrollo de necesidad de consumo.
Consumo de sustancias es un patrón de uso de drogas o alcohol que causa problemas en la vida de una persona.
Craving sensación subjetiva (deseo, necesidad, arousal físico, arousal emocional) de deseo por conseguir el estado psicológico inducido por las drogas. En sus primeras concepciones el craving por el consumo hacía referencia al deseo irrefrenable por el consumo o ansia de la droga. Representaría un deseo muy intenso por una experiencia concreta de algún tipo, como comer, bailar o sexo. La realización del deseo se alcanzaría con la consumación, el medio de conseguirlo sería el acto consumatorio.
Los craving por el consumo, son los factores más importantes de abandono terapéutico y son los causantes de las caídas en el consumo después de largos períodos de abstinencia, sobre todo porque resurgen durante y después del tratamiento. El terapeuta evalúa inicialmente la percepción idiosincrásica del paciente de sus cravings, le ayuda a comprender los distintos factores que contribuyen a su aparición, a reenfocar sus experiencias y, a desarrollar formas adecuadas para afrontarlos.
Algunos autores proponen la existencia de distintos tipos de craving: 1) Respuesta a los síntomas de abstinencia. Las personas con una tasa y frecuencia alta de consumo, suelen experimentar una disminución en el grado de satisfacción que encuentran en el uso de la sustancia, pero con un incremento de la sensación de malestar interno cuando dejan de consumirla. En estos casos, el craving toma la forma de «necesidad de sentirse bien de nuevo» (refuerzo negativo, alivio de síntomas de abstinencia). 2) Respuesta a la falta de placer. Implica los intentos de los pacientes por mejorar sus estados de ánimo de la forma más rápida e intensa posible. Se trata de una forma de «automedicación» para aquellos momentos en que el individuo se encuentra aburrido, decaído o no tiene habilidades para afrontar distintas actividades (búsqueda de refuerzo positivo). 3) Respuesta condicionada a las señales asociadas a la sustancia. Los pacientes que han abusado de sustancias, han aprendido a asociar algunos estímulos que en principio serían considerados neutros, con la intensa recompensa obtenida con el consumo. Estos estímulos son capaces de inducir craving de forma automática. 4) Respuesta a los deseos hedónicos. Los pacientes experimentan en ocasiones el inicio del craving cuando desean aumentar una experiencia positiva. En su historia de consumo han desarrollado comportamientos (p. ej. sexo y droga) con gran nivel de satisfacción, la posibilidad de repetir tales experiencias puede precipitar el craving (procesos de condicionamiento).
Dependencia o adicción a las drogas consiste en el uso compulsivo de una sustancia a pesar de las consecuencias negativas que conlleva, las cuales pueden ser severas.
Dependencia física es la necesidad fisiológica de una droga, marcada por desagradables síntomas de abstinencia (dolor físico e intenso deseo) al interrumpir el consumo. El organismo se vuelve necesitado de las drogas, tal es así que cuando se interrumpe el consumo sobrevienen fuertes trastornos fisiológicos, lo que se conoce como síndrome de abstinencia.
Dependencia psicológica consiste en la necesidad de consumir alguna sustancia psicoactiva por placer o para evitar un malestar anímico. Las drogas que provocan ésta clase de dependencia realizan su efecto a partir de la activación de los circuitos cerebrales involucrados en el placer, también llamado circuito de recompensa. Existen diferentes opiniones acerca del nivel de adicción o dependencia psicológica que puede producir cada droga en particular. Es el estado de euforia que se siente cuando se consume droga, y que lleva a buscar nuevamente el consumo para evitar el malestar u obtener placer. El individuo siente una imperiosa necesidad de consumir droga, y experimenta un desplome emocional cuando no la consigue.
Drogadicción es una enfermedad que consiste en la dependencia de sustancias que afectan el sistema nervioso central y las funciones cerebrales, produciendo alteraciones en el comportamiento, la percepción, el juicio y las emociones.
Desintoxicación. Tratamiento de pacientes intoxicados a fin de reducirles la probabilidad o severidad de los efectos nocivos.
Dosis.  Cantidad de sustancia administrada o absorbida por un individuo en proporción a su peso o volumen corporal, ordinariamente en 24 horas. Se suele expresar en mg/Kg.
Dosis absorbida (de una sustancia). Cantidad de sustancia que ingresa en un organismo o se incorpora a órganos o tejidos, expresada por unidad de peso o volumen.
Dosis efectiva (DE). Dosis de una sustancia que origina un efecto definido en un sistema dado; la DE-50 es la dosis que causa el 50% del efecto máximo.
Dosis efectiva media (DE). Dosis, calculada estadísticamente, de un agente químico o físico (radiación) que se espera que produzca un efecto determinado en el 50% de los organismos de experimentación de una población o que produzca la mitad del efecto máximo en un sistema biológico bajo un conjunto de condiciones definidas.
Dosis tóxica. 1. Proporción de una sustancia que produce intoxicación sin que llegue a ser letal.
Droga. Cualquier sustancia que cuando es absorbida por organismos puede modificarles una o más de sus funciones (sin. fármaco). 2. Forma bruta o extracto de productos naturales, de aplicación en la industria, las artes o la farmacia. (ver. esp.). 3. Término usado para designar medicamentos (América) y sustancias de uso abusivo (drogas de abuso).
Impulso se conceptualiza como la consecuencia instrumental del craving, la intención conductual para verse implicado en una conducta consumatoria específica. El objetivo último del impulso es reducir el estado que lo ha instigado (craving). Los craving y los impulsos por el consumo tienden a ser automáticos y llegan a ser «autónomos», es decir, pueden continuar incluso aunque la persona intente suprimirlos, no se suprimen con facilidad. Dadas estas características, el abordaje del craving resulta fundamental en el tratamiento de las personas con problemas de dependencia a drogas.
Intoxicación. Proceso patológico, con signos y síntomas clínicos, causado por una sustancia de origen exógeno o endógeno.
Psicotropo. Sustancia que ejerce un efecto sobre la mente; capaz de modificar la actividad mental o psíquica. Sinónimo de  psicofármaco.
Síndrome. Conjunto de signos y síntomas que caracterizan a una determinada enfermedad.
Síndrome de abstinencia. Serie de efectos adversos que aparecen en el hombre o en un animal como consecuencia de la interrupción de la exposición crónica a un fármaco o a una droga de abuso, a la que se ha hecho dependiente.
Síntoma. Evidencia subjetiva de una afección o enfermedad, percibida por el propio sujeto que la sufre (por ejemplo náuseas, dolor, jaqueca).
Sintomatología. Descripción general de los signos y síntomas que experimenta un enfermo.
Tolerancia se produce cuando una persona consume una droga de una forma continuada y su organismo se habitúa a ella. Como consecuencia, se desarrolla un proceso psicológico y físico que hace necesario aumentar la dosis de forma progresiva para conseguir los mismos resultados o efectos.
Toxicomanía. Hábito de consumir drogas, del que no se puede prescindir o resulta muy difícil hacerlo por razones de dependencia psicológica o incluso fisiológica.
.
Licenciado en Psicología (UV). Psicólogo-Psicoterapeuta y Perito Judicial. Máster en Psicología Clínica y Salud (UV). Máster en Psicología Organizacional y RR.HH (COP-CV). Diploma de Estudios Avanzados (DEA-UV). Tesis Doctoral en Psicología Jurídica (UV). Experto Docente (CAP-UV). Psicólogo General Sanitario (GV). Perito Judicial y Forense. Miembro del Turno Oficial de Peritos Forenses del Iltre. Colegio Oficial de Psicólogos de la CV (COP-CV). Coordinador Grupos de Psicología Jurídica  y Forense "psicolegalyforense". grupopsico@cop.es 696102043.






lunes, 20 de marzo de 2017

ROL DEL PSICÓLOGO EN EL ÁMBITO FORENSE



1.-ROL DEL PSICÓLOGO EN EL ÁMBITO FORENSE
La psicología forense es una especialidad de la psicología que se ejerce, básicamente, ante el tribunal, al que se asesora y aconseja en aquellas decisiones en las que los conocimientos en psicología sean necesarios. Así, el rol del psicólogo forense es el de un perito que emite informes que pueden ser utilizados como prueba en un proceso judicial. Por lo tanto, el rol del psicólogo en el contexto forense se basa en asesorar al estamento jurídico sobre una petición concreta.

1.1.-PSICÓLOGO PERITO/PSICÓLOGO TESTIGO
El psicólogo ante el tribunal puede desempeñar el papel de perito o el de testigo, siendo ambas intervenciones consideradas como un medio de prueba.

Psicólogo perito
Perito: docto, experimentado, práctico en una ciencia o arte. Designa a la persona que poseyendo determinados conocimientos científicos, artísticos o simplemente prácticos, es llamado por la justicia para dictaminar sobre hechos cuya apreciación no puede ser llevada a cabo sino por aquel que, como él, es poseedor de tales nociones muy especializadas. La característica básica del rol del perito es que no ha tenido ni tiene un conocimiento previo, ni contacto, ni interés alguno en el caso que se juzga o con las personas implicadas en él. A ello se le ha llamado un conocimiento “ex novo”, siendo el mecanismo básico por el que se garantiza la imparcialidad en su tarea.

Psicólogo testigo
La función de todo testigo ante el tribunal es relatar aquello de lo que ha tenido conocimiento relevante, según criterio del mismo tribunal, a través de su contacto previo con el caso y/o con las personas implicadas. Muy frecuentemente, un psicólogo puede tener este conocimiento en razón de su práctica profesional; es decir, su “saber” de los hechos se deriva de su intervención profesional.
Estos testigos expertos defienden ante el tribunal los informes que en el pasado, o en cumplimiento de la orden del mismo tribunal, han emitido en relación a su intervención profesional. Estos informes no son periciales, sino informes técnicos (clínicos, RRHH, educativos, etc.), presentados en un contexto judicial.

Fuente. Ilustre Colegio Oficial de Psicólogos de Castellón.

Licenciado en Psicología (UV). Psicólogo-Psicoterapeuta y Perito Judicial. Máster en Psicología Clínica y Salud (UV). Máter en Psicología Organizacional y RR.HH (COP-CV). Diploma de Estudios Avanzados (DEA-UV). Tesis Doctoral en Psicología Jurídica (UV). Experto Docente (CAP-UV). Psicólogo General Sanitario (GV). Perito Judicial y Forense. Miembro del Turno Oficial de Peritos Forenses del Iltre. Colegio Oficial de Psicólogos de la CV (COP-CV). Coordinador Grupos de Psicología Jurídica  y Forense "psicolegalyforense". grupopsico@cop.es 696102043.