SÍNDROME DISEJECUTIVO Y ALTERACIONES NEUROCONDUCTUALES.

LA DISFUNCIÓN EJECUTIVA COMO MODELO PARA ENTENDER LAS ALTERACIONES NEUROCONDUCTUALES.
Las funciones ejecutivas comprenden, la conducta intencionada (iniciación, secuenciación y monitorización), la toma de decisiones y la flexibilidad mental entre otras.
Muchos de los cambios postraumáticos en la conducta y en la personalidad pueden resumirse como discapacidades de la función ejecutiva 8(o síndrome disejecutivo).
Las funciones ejecutivas están compuestas por tres grandes dominios:
a)    Las funciones mentales superiores.
b)    El comportamiento social.
c)    El comportamiento motivado o dirigido a metas.
En el primer dominio,  las funciones mentales superiores, podemos encontrar:
-          La flexibilidad mental.
-          La resolución de problemas.
-          La adaptación al cambio.
Las afectaciones a este nivel suponen los mayores impedimentos para desempeñar una vida autónoma, adaptación social y vida familiar/laboral normal.
El segundo dominio, el comportamiento social considera:
-          La conciencia que se tiene del propio comportamiento. Identidad.
-          Las normas sociales.
-          El automonitoreo.
-          Autoregulación de la conducta.
En cuanto a la autoregulación de la conducta, se pueden distinguir los siguientes fenómenos:
-          Impulsividad. Falta de control de los impulsos: “excesos verbales, actos físicos, decisiones apresuradas, pobre juicio a causa de la incapacidad para tener en cuenta las consecuencias de una acción, respuestas exageradas ante estímulos ambientales irrelevantes”.
-          Irritabilidad. Modulación de la rabia.
-          Labilidad afectiva. Reacciones emocionales desproporcionadas.
-          Déficits de conciencia. El paciente no es consciente de los cambios producidos en su conducta tras el accidente, no así sus familiares, amigos y cuidadores.
El tercer y último dominio, el comportamiento motivado y dirigido a metas, incluye:
-          La capacidad de iniciación, secuenciación y conducta orientada al logro.
En este sentido, un síndrome disejecutivo puede ocasionar:
-          Apatía: bastante común después de una lesión cerebral postraumática.
Fuente: "Manual de neuropsicología forense: de la clínica a los tribunales". Adolfo Jarne y Álvaro Aliaga. Edit. Herder. 2010.
 
Licenciado en Psicología (UV). Psicólogo-Psicoterapeuta y Perito Judicial. Máster en Psicología Clínica y Salud (UV). Máster en Psicología Organizacional y RR.HH (COP-CV). Diploma de Estudios Avanzados (DEA-UV). Tesis Doctoral en Psicología Jurídica (UV). Experto Docente (CAP-UV). Psicólogo General Sanitario (GV). Perito Judicial y Forense. Miembro del Turno Oficial de Peritos Forenses del Iltre. Colegio Oficial de Psicólogos de la CV (COP-CV). Coordinador Grupos de Psicología Jurídica  y Forense "psicolegalyforense". grupopsico@cop.es 696102043.
 
 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

CUANDO LOS HIJOS SON VISTOS COMO UNA PROPIEDAD.