Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

COPARENTALIDAD Y DIVORCIO.

Según trabajos previos, una coparentalidad de calidad solo sería posible cuando los progenitores se han adaptado adecuadamente al divorcio, y han tomado conciencia de su identidad de coprogenitores (Markham, Ganong, y Coleman, 2007). Del mismo modo, la percepción de apoyo recibido de la ex pareja está estrechamente relacionada con la propia adaptación al divorcio, y muy especialmente con la propia disposición a la coparentalidad (Yárnoz-Yaben, 2010).
Cabe resaltar que las consecuencias del divorcio suelen ser distintas en función de qué progenitor tiene la custodia de los hijos. Así, en el caso del progenitor custodio, se ve incrementada la carga de trabajo en relación al cuidado de los hijos, con el añadido de la frecuente pérdida de poder económico y un aumento de las dificultades emocionales. En cambio, para los progenitores no custodios, la reducción significativa del tiempo de permanencia con los hijos suele acarrear repercusiones negativas, tanto para dicho progenitor como para e…